Bernard Zinck

Biographia

Bernard Zinck, violinista francés, asumió en 2003 la posición de Profesor Asociado de violín y música de cámara, y actualmente es director del área de cuerdas en la Universidad de Wisconsin-Milwaukee (EUA). El Profesor Zinck también forma parte del cuerpo docente del Instituto de Verano Köln en Montepulciano, la Academia Lírica Internacional de Roma y el Festival de Ópera de Tuscia (Italia), y del Festival de Música de Cámara Swannanoa. Es muy solicitado para ofrecer másterclases en universidades y conservatorios en varias partes del mundo.

Bernard Zinck inició sus estudios musicales a los seis años de edad en el Conservatorio Nacional Regional de Tours (Francia), su ciudad natal. A los 15 años, ingresó en el Conservatorio de Paris y al cabo de tres años recibió el primer premio en violín y música de cámara, teniendo como profesores a Gérard Poulet, Geneviève Joy-Dutilleux, Tibor Varga y Maya Glezarova . Se matriculó la Escuela de Música Juilliard de Nueva York, con una beca Fulbright, en 1987. Terminó el bachillerato y la maestría en violín en cuatro años bajo la dirección de Joseph Fuchs. En 2006, se doctoró en música por la Universidad Temple de Philadelphia, con una tesis sobre Chevalier de Saint-George, el singular violinista y compositor de la Ilustración francesa, cuyas composiciones ha investigado e interpretado. Ha sido invitado a participar como ponente en la primera conferencia internacional sobre Saint-George en 2010 en Guadeloupe, la isla natal del compositor.

Bernard Zinck inició su carrera de concertista en 1992 al ganar el prestigioso concurso Yehudi Menuhin en París. Sus grabaciones, The Complete Works of Szymanowski for Violin and Piano, Live from France y Uncommon Voices, lo colocan como gran intérprete de la música impresionista y contemporánea. Su repertorio va de Corelli a Coleridge-Taylor Perkinson, incluyendo a los compositores nacionalistas europeos de principios del siglo veinte. Su talento y capacidad interpretativa lo han llevado a presentarse en Europa, Estados Unidos, Canadá, México, Brasil, Corea del Sur y Japón. En los últimos años, se ha presentado en el Théâtre du Châtelet et Athénée Théâtre Louis Jouvet en París, el Théâtre Impérial en Compiègne, Les Flâneries de Reims, Radio-France Montpellier y Rencontres Musicales de Calenzana (Francia); Brighton Arts (Inglaterra); Salzburg Mozarteum (Austria); Franz Liszt Academy en Budapest (Hungría); Szymanowski Festival en Zakopane (Polonia); Basílica San Clemente en Roma y la Iglesia Orsanmichele en Florencia (Italia); Montreal Concordia Universidad (Canada); la National Gallery y la Phillips Collection en Washington DC (EUA); el Bowdoin International Music Festival; y la Santa Fe Concert Association. Entre las orquestas con las que ha aparecido están la New Mexico Symphony, la Princeton Chamber Players, la Orquesta Sinfónica de Chihuahua (México), la Orquestra Sinfônica de Porto Alegre, Orquestra Unisinos, Orquestra de Caxias do Sul y la Orquestra Camargo Guarnieri en Brasil, la Hungarian National Philharmonic, la Bohemia Symphony, la Radio-Television Orchestra of Romania, la New Opera Di Roma Orchestra y la Orchestre National de la Garde Républicaine en París. Residente en Chicago, Bernard Zinck ha aparecido en numerosas series de conciertos: Dame Myra Hess en el Centro Cultural, Rush Hour en la St. James Cathedral, St. James Cathedral Concerts, Cube, en la Alliance Française, y junto con miembros de los Chicago Chamber Musicians en WFMT “Live from Studio One”.

Su permanente entrega con la música lo ha llevado a colaborar con otros artistas, especialmente con organistas y bailarines, y a interpretar un nuevo repertorio de compositores mexicanos y brasileños del siglo veinte. Su notable talento ha recibido elogios tales como “afinación impecable” y “técnica formidable”. La revista Strad Magazine remarcó su “sonoridad opulenta y redondeada” y que su “vibrato trae momentos de éxtasis absoluto”, mientras que Fanfare Magazine lo elogió por la “cualidad sensual, suntuosa, cantante y centelleante” de su ejecución, lo que el periódico francés Figaro resumió con la expresión “violín solar”.

Desde 2002, Bernard Zinck toca un violín Giovanni Battista Rogeri, fechado 1690 - una aquisición hecha posible por el apoyo de la familia Bass.